Control de luminosidad con Photoshop (Parte III)


Si te perdiste los anteriores tutoriales, puedes encontrarlos haciendo click en la parte I o la parte II.  Para finalizar con las técnicas de control de luminosidad para el retoque fotográfico, la última de estas que te presentamos se basa en el uso de curvas. Es muy sencillo, basta aprender cómo interpretar las graficas de una imagen, según lo explica Juan Miguel Cebrián Carrasco en su curso de Photoshop Avanzado:

La imagen que utilizaremos es la que se encuentra arriba. Lo primero que haremos es ajustar el rango dinámico de la imagen, lo que logramos a través de un ajuste de niveles. Para ello crearemos una nueva capa de niveles siguiendo Capa>Nueva Capa de Ajuste>Niveles (Layer>New Adjustment Layer>Levels), ajustando la nueva capa en modo de fusión “Luminosidad” o “Luminosity”. La gráfica que se nos muestra, llamada histograma, nos indica la composición lumínica de nuestra imagen. Si representación gráfica se encuentra agrupada a la izquierda, existe poco detalle en las sombras, si se agrupa a la derecha, hay poco detalle las luces. Cuando se agrupa en el centro, significa que nuestra imagen tiene poco contraste. Y si se agrupa en los extremos, como ocurre en la imagen que tenemos, entonces existe un alto contraste.

En ocasiones esto puede utilizarse para provecho de la fotografía, pero si queremos que se distingan más los colores, también puede modificarse, como haremos ahora. Nuestra imagen tiene mucha sobra, por lo que tenemos que contrarrestar con un poco de luz. Sin embargo, no podemos mover demasiado el regulador de luces o la luz del sol absorberá nuestra imagen. En ese caso, jugamos con los tonos medios de la imagen, moviendo el regulador hacia la izquierda para aclararlos un poco. Los valores que utilicé fueron 7/1,75/250 y el resultado fue este:

Una vez hecho esto, ajustaremos un poco más el contraste trabajando con una capa de curvas, la cual creamos siguiendo Capa>Nueva Capa de Ajuste>Curvas (Layer>New Adjustment Layer>Curves). En cuanto al uso de las curvas, hay cuatro formas de modificar el contraste con ellas:

  • Si se hace una curva hacia arriba, se aclaran los tonos medios de la fotografía.
  • Si la curva se hace hacia abajo, se oscurece la imagen.
  • Si se hace un trazado en forma de “S”, se eleva el contraste.
  • Si se hace un “S” invertida, se reduce el contraste.

En el caso de nuestra imagen, vamos a utilizar dos curvas. Una curva hacia arriba en el canal RGB para aclarar un poco más nuestra imagen y que las sombras no disminuyan la figura de nuestro sujeto. Y una curva hacia abajo en el canal azul para no perder detalle en los tonos del cielo y el mar. El resultado obtenido es este:

Y así queda el resultado final, mostrando el antes y el después.

Antes (Izquierda) y Después (Derecha)

¡Esperamos que te hayan servido estas técnicas!

Marian Barrios

Pichón de periodista. Redactor de Mundotech. Curiosa de la tecnología y los tutoriales de diseño.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

'
Comparte