Hongos para depurar el agua contaminada


Con el fin de convertir el agua subterránea en agua menos tóxica, la clave podría ser dejar que un hongo floreciera. Algunos hongos producen un superóxido cuando crecen, el cual es un instrumento a la hora de limpiar residuos de metales responsables de polución. Este superóxido reacciona con el Magnesio(II) que se encuentre cerca, y es oxidizado a Mn(III) o Mn(IV), el cual a su vez absorbe los residuos de arsénico, cadmium y cobalto.

Esta reacción no es algo innovador, ya se conocía de su existencia, pero lo que sí se desconocía es como y cuando ocurre. Hasta ahora se pensaba que el conjunto de procesos químicos necesarios para que la depuración se realizara iniciaba cuando se alimentaba al hongo. Pero un nuevo estudio en PNAS ha demostrado lo que verdaderamente causa que la reacción ocurra, y todo gira en torno al crecimiento.

Stibella Aciculosa solo produce el superóxido durante la diferenciación celular, cuando forma estructuras de reproducción asexual. En otras palabras, cuando está elaborando esporas. Utiliza el superóxido como una señal celular para moderar la diferenciación, su atracción con el Mn(II) es potencialmente tan sólo un efecto secundario.

Así que si es durante el florecimiento durante el cual el superóxido es creado, ¿cómo hacemos que el hongo lo haga más seguido? Esa es la nueva incógnita que hay que resolver, pero estamos más cerca que antes de resolver el problema de la polución del agua.

Fuente: IO9

Daniel Zárate

Blogger y fundador de MundoTECH, actualmente dedicado a estudios de Ingeniera Informática y a la implementación de blogs como medio de información.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

'
Comparte